Salud oral y quimioterapia: aprende a cuidarte

Salud oral y quimioterapia

La salud oral y la quimioterapia están relacionadas. La quimioterapia puede causar efectos secundarios en la cavidad oral y las enfermedades bucodentales pueden comprometer el tratamiento oncológico.

Si vas a pasar por un tratamiento oncológico, ya sea quimio o radioterápico, es importante que sepas que tener tu boca en buen estado te evitará problemas y complicaciones durante todo el proceso.

Lo recomendable es ser escrupulosos con el cuidado y la higiene oral y, a ser posible, realizar los tratamientos dentales que sean necesarios antes de comenzar con la quimioterapia.

Antes de empezar con la quimioterapia

  • Visita al tu dentista para realizar una evaluación inicial.
  • Cuidados preventivos:
    1. Cepillado dental con pasta fluorada 2-3 veces al día con cepillo blando o eléctrico.
    2. Utilizar la seda dental y los cepillos ultrasónicos, solo si se hace habitualmente y se domina la técnica (para no causar lesiones en los tejidos).
    3. Si tienes dificultades para lograr una buena higiene oral y/o enfermedad periodontal, puedes consultarle a tu dentista la posibilidad de usar colutorio de clorhexidina en esta fase previa a la quimioterapia.
    4. El odontólogo valorará la conveniencia de utilizar suplementos tópicos de fluoruro de aplicación profesional en aquellas personas con alto riesgo de caries o xerostomía (boca seca).
  • Procedimientos dentales: Debido al  estado de mielosupresión (menos glóbulos rojos, blancos y plaquetas en sangre) que se produce durante el tratamiento quimioterápico, lo recomendable es que todo el tratamiento dental se complete antes de que la quimioterapia se inicie. Cuando esto no es posible, los tratamientos dentales necesarios (no electivos) se realizarán cuando el informe hematológico del paciente sea estable.

Durante la quimioterapia

  • Los tratamientos dentales no urgentes se deben posponer hasta que la neoplasia esté en fase de remisión o hasta que los fármacos hayan sido suspendidos.
  • Ante una urgencia dental como, por ejemplo, una infección bucal o una pulpitis, odontólogo y oncólogo pueden consensuar -en función de los indicadores de la analítica- el tratamiento dental, así como las medidas médicas de apoyo -antibióticos, transfusión de plaquetas, analgésicos, incluso admisión hospitalaria-.
  • Realizar revisiones periódicas cada 6 meses. Si hay riesgo de caries o boca seca, el intervalo entre revisiones debe ser menor.
  • Extremar la higiene oral. La higiene bucodental es vital porque reduce el riesgo de desarrollar mucositis moderada/severa. Se debe utilizar un cepillo de cerdas de nylon blando. Si se produce sangrado gingival importante al cepillarse, consulta a tu odontólogo. Él podrá recomendarte otras alternativas de cepillado.

¿Qué es la mucositis?

Las complicaciones orales son una de los principales consecuencias de la quimioterapia.

Hasta un 40 por ciento de las personas sometidas a este tratamiento contra el cáncer desarrollan problemas bucales, siendo el más frecuente la mucositis.

La mucosotis es una patología que se caracteriza por el enrojecimiento de la mucosa oral y que puede producir escozor, hormigueo e hipersensibilidad.

A veces también se manifiesta con úlceras e inflamación de encías y genera dificultad para comer y hablar.

¿Qué hacer ante la mucositis?

Ante el menor síntoma de mucositis, debes acudir a tu odontólogo. Además, te pueden ayudar estas recomendaciones del Colegio de Dentistas de Madrid (COEM):

  • Proteger la mucosa de irritaciones y agresiones: comidas muy calientes, picantes, etc.
  • Mantener la boca hidratada: ingesta elevada de líquidos y geles hidratantes (productos para boca seca o con ácido hialurónico).
  • Chupar hielos, que se pueden aromatizar con manzanilla, limón.
  • Se recomienda un cepillado dental cuidadoso con cepillo blando y una pasta dental sin irritantes como la urilsulfato sódico, sin sabores a menta intensos. Pueden estar indicadas las pastas de dientes para xerostomía (boca seca).
  • En caso de que tengas inflamación de las encías o enfermedad periodontal, puedes utilizar un colutorio de clorhexidina sin alcohol después del cepillado.
  • Usar bálsamos hidratantes labiales para mantener los labios en buenas condiciones.
  • Utilizar un enjuague de agua con manzanilla, o bien diluir media cucharada de sal y media de bicarbonato en 200 ml de agua y enjuagarse con ella varias veces al día.
  • En caso de que existan úlceras o erosiones, consular al dentista.
  • En algunas ocasiones, el uso de las prótesis removibles debe reducirse a lo imprescindible.

Salud oral y radioterapia

La mucositis también es la complicación más habitual en personas sometidas a radioterapia de cabeza y cuello, pero no la única.

Como consecuencia de la radiación sobre la zona, en muchos casos puede aparecer sequedad oral, lo que aumenta la susceptibilidad de padecer caries.

También está documentada la osteonecrosis maxilar derivada de la extracción de dientes durante el tratamiento con radioterapia, por lo que es muy importante que todas las extracciones que se sean necesarias se realicen antes de iniciar el tratamiento oncológico.

Dejar un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba