entrega premio mejor caso clinico COEM

El Dr. Constantino Colmenero, premio al Mejor Caso Clínico 2017 del COEM

entrega premio mejor caso clinico COEM

El Dr. Constantino Colmenero ha recibido el Premio al Mejor Caso Clínico 2017 publicado en la revista Científica Dental, editada por el Ilustre Colegio Oficial de Odontólogos y Estomatólogos de Madrid (COEM).

El artículo premiado presenta ocho casos clínicos en los que se reconstruyó el hueso de la zona mandibular para posibilitar la posterior colocación de implantes dentales.

El trabajo lleva por título “Manejo de tejidos blandos en regeneración/reconstrucción ósea mediante la técnica quirúrgica Double flap incision technique modificada. Técnica de preservación del periosto” , y en él han participado también los doctores Arturo Flores, David Enrique Villares, Jorge Ripollés y Víctor Serrano.

El procedimiento quirúrgico empleado para la regeneración ósea en estos ocho casos clínicos se basa en una modificación, introducida por el Dr. Constantino Colmenero, de la conocida como ‘Double Flap Incision Technique’ o técnica de doble colgajo.  

Regeneración del hueso

Para que se produzca la regeneración del hueso es necesario que la matriz construida destinada a transformarse en tejido óseo esté perfectamente aislada del medioambiente oral, es decir, requiere un cierre primario completo. En este sentido, la técnica del doble colgajo ha demostrado ser muy eficaz con respecto a otras y especialmente útil en la clínica dental. La modificación a este procedimiento, expuesta en el artículo, supone la introducción de ciertos cambios en el diseño de las incisiones y los colgajos.

La evolución de los ocho casos clínicos pone de manifiesto que la técnica quirúrgica de doble colgajo modificada por los autores aporta ventajas con respecto al procedimiento tradicional

En concreto, la técnica quirúrgica de doble colgajo modificada implica una mayor movilización del tejido epitelial y conectivo, favoreciendo el cierre primario sin tensión y evitando así la aparición de dehiscencias o problemas de cicatrización que conllevarían al fracaso del tratamiento.

Además, ayuda a la vascularización del injerto óseo y del colgajo y se puede realizar con mayor rapidez y seguridad que otras técnicas, ya que permite una buena visualización del campo operatorio, una precisa localización del foramen mentoniano y una adecuada colocación tridimensional de los injertos.

Como resultado final, el empleo de esta técnica quirúrgica en pacientes con déficit óseo en la zona mandibular, permite la colocación de los implantes dentales con una correcta disposición, siguiendo criterios prostodóncicos, lo que repercute en una importante mejora funcional y estética.

Descargar el artículo completo (Mejor Caso Clínico 2017 COEM) aquí.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Ir arriba